A medida que abordamos los desafíos de un mundo altamente competitivo, debemos permitir que los estudiantes aprendan y generen nuevas ideas alejándose del aula de la “vieja escuela”. La buena noticia es que los arquitectos y los proveedores de soluciones de interiores están adoptando formas de ayudar a transformar algunas de estas escuelas y en concreto nos referimos a las escuelas de negocio, donde cada vez cobra más importancia la experiencia vivida durante el aprendizaje.

A continuación, detallamos 5 aspectos importantes a considerar.

1. La colaboración es ahora un hecho

En su forma más básica, la colaboración es comunicación compartida. Se trata de intercambiar ideas, especialmente en grupos pequeños. Pero en las aulas tradicionales, los estudiantes se sientan en filas mirando hacia adelante esperando recibir instrucciones y luego realizan tareas con la cabeza hacia abajo.

Hasta ahora tanto maestros como alumnos perdían un valioso tiempo de sus clases en configurar y adaptar las aulas para el trabajo colaborativo. Opciones como mesas de altura ajustable y escritorios móviles que se pueden reconfigurar rápidamente para la tarea o proyecto en cuestión han resuelto esos problemas.

Hay que tener en cuenta que la colaboración se acepta con entusiasmo en el lugar de trabajo, por lo que debemos aprender cómo operar en ese tipo de entorno desde el principio, cuándo hablar y cuándo no, cómo recibir comentarios y convertirlos en una idea o solución colaborativa.

 

2. Libertad a través de la tecnología

No hace muchos años, la tecnología en el aula era un proyector y una pantalla desplegable que requería apagar las luces, cerrar las cortinas de las ventanas y cargar una máquina por pasillos. Los estudiantes se sentaban en la oscuridad asumiendo el riesgo de desconectar de la charla o incluso de quedarse dormidos.

Los medios ahora se pueden triangular en todo el espacio usando tres pantallas vistas desde cualquier ángulo. Guiando a la clase desde un pedestal móvil, el profesor puede moverse libremente por el espacio, sin asientos “buenos” o “malos” para los alumnos. Y una plataforma digital puede integrar pantallas compartidas colectivamente, así como dispositivos personales o tablets.

Sin embargo, también es importante mantener un equilibrio entre lo digital y lo analógico. A un estudiante le puede gustar usar lápiz y papel para las notas, quizás con colores para organizar la información y ayudando a memorizarla. Después, ese estudiante podría transferir esas notas a una tablet o portátil con una conexión inalámbrica para compartirlas con la clase.

 

3. Los pasillos como espacios de aprendizaje

Tradicionalmente, los pasillos han sido la forma de ir de un aula a otra. Re-imaginar estos espacios como un lugar donde los estudiantes pueden pensar libre y creativamente los convierte en destinos para conversaciones improvisadas que conducen a ideas espontáneas fuera de la jerarquía profesor-alumno.

Hoy en día, en las escuelas de negocios es muy común disponer de espacios de relax destinados a encuentros más informales donde el mobiliario colaborativo, soft seating e incluso pizarras de vidrio móviles son elementos imprescindibles para convertir estos espacios en un lugar de aprendizaje activo entre estudiantes.

Estos sitios deben ser visibles y monitoreados por los profesores, quienes también deben proporcionar herramientas que ayuden a los estudiantes a procesar los pensamientos e ideas que se les ocurran.

Igualmente cabe destacar que es un buen espacio donde incluir una biblioteca, sin biblioteca. Además de solucionar un posible problema de espacio, fomenta la lectura, convirtiéndose así en un espacio multiuso y vivo.

Además, los pasillos pueden casi duplicar el espacio utilizable en el campus. Con el costo de los bienes en la actualidad, estos espacios son mucho más aprovechables y cada uno de ellos debe tener una función dual.

 

4. Bienvenido a la naturaleza y al aire libre

Los estudios muestran que una conexión con la naturaleza puede mejorar el desarrollo del estudiante y ayudar a restaurar la capacidad de atención. Eso es especialmente crítico hoy en día, con tantas personas inmersas en un mundo digital y perdiendo la exposición al aire libre.

La experiencia con la naturaleza apoya los procesos de desarrollo y aumenta la salud física y mental, así como sus habilidades en múltiples dominios. También se puede formar un vínculo emocional con la vida silvestre para inculcar sensibilidad ambiental.

El diseño biofílico trata de emular la naturaleza en los edificios que habitamos incorporando diferentes elementos de la naturaleza tanto en los interiores como en los exteriores de los espacios, con el objetivo de mejorar la salud y el bienestar de las personas.

Las plantas en macetas o una pared viva son una forma de capturar la naturaleza. Pero incluso las fotos del mundo natural o las telas con hojas y flores pueden ser casi tan efectivas. Algunas escuelas con visión de futuro están diseñando edificios para fomentar el aire libre mediante el uso de vidrio transparente en lugar de translúcido o estampado en las ventanas.

 

5. Capacitación para el éxito

Los maestros y estudiantes deben recibir capacitación sobre cómo utilizar estos nuevos recursos. Se deben incorporar muebles y diseños innovadores en los planes de lecciones y actividades que permitan a los estudiantes cambiar sin problemas entre distintas tareas.

Es importante que los maestros tengan acceso al desarrollo profesional para adaptarse y apoyar varias pedagogías a lo largo de la jornada en estos nuevos entornos de aprendizaje. La capacitación se puede realizar uno a uno, incluso de boca en boca, para compartir experiencias. Mejor aún, un director puede reunir a los maestros para almorzar y aprender con demostraciones de cómo se puede organizar el aula en torno a cualquier tema que estén enseñando.

Otro enfoque es obtener productos en alquiler. Después, los maestros pueden reemplazar sus viejos muebles de aula con ejemplos de los nuevos elementos para una prueba de manejo práctica y percibir así la mejoría de los resultados.

También te puede interesar

Cómo decorar una oficina pequeña en la nueva realidad

Cómo decorar una oficina pequeña en la nueva realidad

Falta de espacio, ajustes de plantilla, cambios de turnos y de horarios, necesidad de modernización, seguridad del equipo… Hay muchos motivos por los que rediseñar y redecorar el espacio de trabajo y parece que casi todos se han dado en este último año. El...

Contacta con nosotros

Si deseas un presupuesto puedes llamarnos al 916 656 230 o rellenar el siguiente formulario. Serás atendido como sólo Mobiliar sabe hacerlo.