Home > Blog > Consejos para conseguir una oficina ergonómica

Consejos para conseguir una oficina ergonómica

La ergonomía es una de las prioridades en los diseños de nuestro mobiliario de oficina. Con ella conseguimos facilitar una serie de posturas que favorecen un mejor desempeño de los empleados. Si a esto le unimos unos criterios estéticos, conforme a las actuales tendencias del diseño, tenemos como resultado una oficina del siglo XXI, en donde los muebles de oficina ergonómicos juegan un papel fundamental. Para aquel que esté un poco perdido con el concepto, empecemos explicando qué es la ergonomía, para luego pasar a los consejos que ayudarán a convertir tu espacio de trabajo en un lugar óptimo para aumentar la productividad y la eficiencia de los trabajadores.

¿Qué entendemos por ergonomía?

Es la ciencia que se encarga de estudiar, analizar y diseñar aquellas posturas y situaciones del trabajo que aportarán mayor confortabilidad a los procesos y, en consecuencia, un mejor desempeño de quienes los realizan. Más allá de estas palabras, que pueden sonar algo técnicas, ergonomía es sinónimo de comodidad. Una silla ergonómica será aquella que tiene en cuenta cuál debe ser la correcta postura de las piernas al estar sentado. Cómo debe reposar la espalda en el respaldo de la silla. Y, en definitiva, cómo debe acoplarse este mueble de oficina al trabajador, para que este se encuentre cómodo en su lugar de trabajo, no sea propenso a lesiones y no tenga problemas de salud que puedan afectar a su rendimiento en el trabajo.

oficina con mueblesCómo consigo una oficina ergonómica

Seguro que todo lo anterior te parece maravilloso y fantástico. Y, probablemente, también te estarás preguntando ¿cómo consigo que mi oficina sea ergonómica? ¿Cómo conseguir una mayor productividad en el entorno de trabajo gracias a la distribución de los elementos del mobiliario? Aquí van unos consejos:

La silla de oficina

Es un elemento fundamental en el ámbito de la ergonomía, pues está en constante contacto con el trabajador y facilita una postura adecuada (o inadecuada, si el diseño no es el adecuado). Para regular la altura de tu silla debes colocarte de pie frente a ella, y regular la altura hasta tus rodillas. De esta manera, al sentarte sobre ella, mantendrás una postura que no cargará la zona lumbar y tampoco tus piernas, que mantendrán un arco de noventa grados. Si tu silla de oficina no cuenta con ningún soporte para la zona lumbar es recomendable colocar un cojín entre la espalda y el respaldo del asiento.

Si tu silla de oficina es demasiado alta, y no cuentas con la posibilidad de bajarla, utiliza reposapiés, que te permitan apoyar constantemente tus piernas. Evitarás sobrecargas y cansancio prematuro.

La postura

El empleado debe estar sentado justo frente al monitor, centrando su silla sobre la posición que tienen el teclado y la pantalla. Digamos que los tres deben estar en una misma línea recta de forma consecutiva. En cuanto a tu forma de sentarte, recuerda mantener las piernas en un ángulo de 90 grados. Las manos deben estar colocadas a la misma altura o ligeramente inclinadas hacia arriba. Nunca sientas que estás forzando tus muñecas hacia abajo.

Trabajador en mesa de oficinaAltura del monitor en la mesa de oficina

Éste debe estar colocado a, más o menos, medio metro de distancia con respecto a tus ojos. Y ligeramente por debajo de la línea recta que marque tu visión. Ten cuidado también con los brillos que puedan producir los reflejos de la luz detrás del monitor, pues también influyen. Cierra las ventanas que generen estos brillos, que te impiden bien ver la pantalla de tu ordenador y forzar la vista o mantener una postura forzada en tu cuello.

Las muñecas en el teclado o ratón

La posición de las muñecas debe ser recta, con respecto al teclado o ratón. En ningún caso debes tener tus muñecas giradas hacia dentro, hacia fuera o inclinadas excesivamente hacia abajo. Cualquier de estos errores, más comunes de los que pensamos, juega en contra de la ergonomía y nos producirán cansancio prematuro en el puesto de trabajo.

El tamaño de la mesa de oficina

Lo más importante a nivel ergonómico es que tengas espacio para que tus rodillas estén bien posicionadas y sin presión cuando te sientes y mantengas tus piernas en un ángulo de 90 grados. En cuanto a la altura de la mesa de oficina lo más recomendable es ubicarla en torno a los 80 centímetros con respecto al suelo.

Al margen de las anteriores recomendaciones, es fundamental que el mobiliario de oficina en sí mismo sea ergonómico. Esto te permitirá ahorrar costes, pues está demostrado que un entorno ergonómico aumenta la productividad y reduce el riesgo de absentismo, derivado de problemas físicos generados en la oficina.

Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar