Home > Blog > ¿Mesas de oficina para echarnos una siesta?

¿Mesas de oficina para echarnos una siesta?

¿Imaginas que tu mesa de oficina te dé la posibilidad de echarte una siesta? En multitud de países, la cultura de l siesta o de dar una cabezadita, está muy extendida. No sólo eso. Es tan común, que en ocasiones es fácil ver a estudiantes en bibliotecas sobre sus libros, o trabajadores sobre sus teclados de su mesa de oficina. En países asiáticos éstas son imágenes cotidianas. Quizás por eso, existen empresas que han patentado dispositivos que permiten facilitar esta tarea, y convertir una mesa de oficina en un perfecto lugar en el que dormir

Sharon Liverant es empleado de Joynout, una compañía que diseña elementos y muebles para uso público. Él, como nos ha pasado a todos alguna vez, se quedaba dormido en su mesa y se echaba siestas después de comer, algo que no le resultaba muy cómodo, pues tenía que hacerlo en lugares no habilitados para ello. Pero como se suele decir, no hay mal que por bien no venga: aquello le inspiró para crear una sencilla pantalla de escritorio que se pliega hacia abajo, de forma que actúa como una almohada.

Este invento se convirtió en un fenómeno en su oficina, y cualquiera desearía tenerlo en la suya. De esta forma, las siestas son mucho más placenteras después de comer o – si no te ve el jefe – tras realizar un duro trabajo. En cuanto a las características del producto, destaca su panel central, donde se apoya la cabeza, que está hecho de fieltro y ayuda a silenciar el ruido a tu alrededor. Además, una red situada en el bastidor actúa como amortiguador para que no se produzcan molestias en los hombros.

El estudio del invento logró determinar el ángulo exacto con el que el cuello no sufra, por lo que el producto se ve de forma definitiva como algo que otorga descanso y no un mal rato. Este dispositivo viene también a tapar una necesidad que tienen algunas oficinas, las cuales no cuentan con una propia área de descanso donde los empleados puedan echarse una pequeña siesta, y además no necesita un espacio extra para ello.

Se habla de un producto que puede cambiar la cultura empresarial, pues las siestas también serían parte de las horas laborales. Según Liverant el trabajador “integra un espíritu de oficina, donde ahora puede sentirse cómodo y echarse una siesta sin la necesidad de la privacidad”.

Assaf Israel, CEO de Joynout, reconoce que parte de la inspiración vino desde Hong-Kong, lugar en el que en cada local hay un pequeño espacio para esos momentos de relax. Si hay gente que se siente cómoda tomándose un descanso en tantos sitios, no se entiende por qué no va a ser igual en la oficina.

Los estudios dicen que las siestas en el trabajo pueden hacer que los empleados sean más eficientes y productivos, más feliz y más saludable. Cada vez más trabajos van a adoptar este tipo de ‘cultura de la siesta’.

Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar