Home > Blog > Luminosidad y colores en la oficina

Luminosidad y colores en la oficina

El espacio donde trabajamos tiene un impacto muy fuerte sobre nuestra eficiencia. Trabajar en una oficina en penumbra puede resultar perjudicial para nuestra productividad, y también para nuestra salud, especialmente la visual. Una buena luminosidad y colores claros son esenciales a la hora de trabajar, pues levantan nuestro ánimo y hacen que seamos más creativos.

Los resultados son mejores si trabajamos según unas circunstancias concretas, que hagan de nuestro esfuerzo un producto satisfactorio. La luminosidad es uno de los factores más determinante sobre los resultados del trabajo de los empleados. Nos ayuda a mantenernos concentrados y sentirnos inspirados en lo que se refiere a la creatividad.

Ventajas de trabajar con luminosidad

Está demostrado que si trabajamos en un espacio con buena intensidad lumínica, donde no tenemos que entornar los ojos y todo es más visible, nuestra productividad aumenta. Si nuestra oficina se encuentra en penumbra, con poca luz y muchas sombras, puede conllevar fatiga visual, jaquecas e irritabilidad general. Llevamos a cabo el esfuerzo de una mejor manera cuanto mejor sea nuestro espacio laboral.

Los espacios oscuros pueden provocar incluso depresión, algo que se ve casi imposible con ambientes lumínicos. Podemos distinguir entre:

  • Si trabajamos en la oficina de una compañía, no tienes control sobre lo que los jefes impongan para los departamentos. En estos casos, si se deciden por ambientes más oscuros, podemos llevar lámparas tipo flexo. Estos instrumentos nos ayudan a crear nuestra propia luz, necesaria para trabajar y dejar atrás malos comportamientos.
  • Si trabajamos en la oficina de nuestra propia casa, podemos controlar totalmente la luz que entra o deja de entrar en la habitación. Abrir las ventanas y subir las persianas es la recomendación básica. De esta manera se deja entrar a la luz natural, mucho más potente y saludable. También podemos poner bombillas de bajo consumo en diferentes áreas, sobre todo si el día está nublado, para que no perdamos las ganas por trabajar.

La importancia de los colores

Los colores de nuestro entorno laboral afectan a nuestro estado de ánimo. Los colores apagados, además de favorecer un ambiente oscuro, nos hacen estar más depresivos y temperamentales. Elegir la mejor tonalidad puede ser esencial a la hora de desarrollar nuestro trabajo.

Las diferentes ventajas que podemos obtener de nuestro trabajo también vienen definidas por los colores que nos rodean a la hora de desempeñarlo. Nuestra oficina debe ser un sitio que anime a trabajar, no a lo contrario.

No obstante, los colores chillones no son los más indicados para trabajar. Relacionar la luminosidad con colores que llamen mucho la atención y den demasiada luz tiene un efecto negativo en nuestra productividad. Estos colores nos distraen y no son buenos compañeros.

El mobiliario de oficina resulta clave en la creación de un entorno adecuado. A nivel estructural, contamos con mamparas de oficina de cristal, muy útiles para estructurar nuestro espacio de trabajo sin limitar la luminosidad natural. En lo que a estructura y diseño en sí mismo, los propios muebles pueden ayudar a aportar más luminosidad. La elección de colores claros facilitará un proceso de refracción, que permitirá aumentar loa luminosidad de los espacios. Si, por el contrario, contamos con un espacio lo suficientemente luminoso, nuestro mobiliario de oficina podrá ser de una tonalidad más oscura, en donde no sea tan relevante la aportación de más luz en el entorno.

Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar