Home > Blog > La ergonomía en el espacio de trabajo

La ergonomía en el espacio de trabajo

En ocasiones, cometemos una serie de errores en la oficina que se reflejan en problemas en nuestro bienestar. Es importante lo que hacemos, y también cómo lo hacemos. Debemos estar en un sitio cómodo, pleno de ergonomía, para que la eficiencia sea mucho mayor. Esto repercutirá positivamente en el rendimiento de los empleados, en su salud y, en definitiva, en un mejor y mayor productividad. ¿Cómo conseguirlo? Tener muebles de oficina ergonómicos es la clave en todo este proceso. Aunque también es importante el uso que realizan los empleados de las sillas de oficina y las mesas de oficina. Repasamos diversos consejos al respecto a continuación.

Consejos para alcanzar una mayor ergonomía

En la oficina tenemos diversos elementos con los que contamos para hacer nuestro trabajo. Estos van desde la silla de oficina, la mesa, el ordenador, el teclado, etc. Nos proponemos hacer referencia a una serie de errores comunes que se cometen y cómo solucionarlos:

  • La posición en el asiento. Todos alguna vez hemos llegado a casa después de una intensa jornada laboral con un dolor de espalda descomunal. Esto es debido a que durante las horas que estamos trabajando cambiamos de postura y al final no nos ponemos de forma correcta. Un consejo sencillo a seguir es imaginarnos que estamos conduciendo. La postura que tomamos en el coche es la que debemos adoptar en la oficina para alcanzar una mejor ergonomía y que no nos dé problemas.

Por otra parte, no debemos olvidar ajustar el asiento para que este no se encuentre demasiado abajo ni demasiado arriba. Es preferible dejarlo más alto, ya que de estar bajo no podríamos ver bien.

  • El lugar del teclado y el ratón. El teclado debe estar a una altura en la que nuestros hombros se mantengan en su postura y los brazos describan un ángulo de 90 grados. Por su parte, el ratón debe ser ligero y de fácil movimiento. No es ergonómico contar con un ratón que tiene poco movimiento y se arrastra de forma difícil. Aquí también podemos incluir la alfombrilla.
  • La posición de la pantalla. Si tenemos la pantalla muy alejada, tenemos que estirar el cuello y achinar los ojos para ver lo que estamos escribiendo en ella. Debemos mantenerla a una distancia prudencial, en la que su luz no dañe a nuestra vista y no nos duela el cuello de estirarlo. El ángulo de la pantalla también es importante, en el sentido de que no esté muy alto ni muy bajo y no tengamos dificultades para verlo, se haría poco ergonómico.
  • “Levántate y anda”. Sí, Lázaro, porque estar toda la jornada laboral sentado es lo menos ergonómico que podemos hacer. Tomarse un descanso, airearse y estirar las piernas viene bien tanto para nuestro cuerpo como para la productividad.

Estos consejos son muy útiles para quien quiere hacer de su espacio de trabajo un sitio ergonómico y donde merezca la pena trabajar. Si no lo hacemos, perderemos calidad y estamos expuestos a errores, menos eficacia y problemas corporales.

Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar