Home > Blog > Grandes errores a evitar en el diseño de una oficina

Grandes errores a evitar en el diseño de una oficina

A la hora de diseñar una oficina hay ciertas zonas que requieren un estilo especial, o, incluso, áreas que se obvian y son muy necesarias. El diseño de las zonas de una oficina puede ser clave para la productividad de los empleados, y para la percepción  de los clientes cuando visitan una empresa. Es por ello que la distribución, el diseño y el mobiliario de oficina que se elija son realmente importantes e influyentes en los resultados del negocio.

Errores principales en el diseño de una oficina

A continuación, vamos a ver los 10 errores más populares que se comenten en el diseño de una oficina.

  1. Las zonas de espera. Es importante que cuando una persona viene a mantener una reunión con alguien esté cómodo. Los sofás antiguos, en los que tienes que sentarte al lado de alguien, o estar muy bajo, son un error común en las oficinas. En una sala o zona de espera de una oficina se deben colocar sillas individuales. Es cierto que no pueden ser sillas de oficina al uso, pero sí cómodas, y con reposabrazos y respaldo ergonómicos. Puedes acompañar las sillas con un mobiliario sencillo pero funcional, como una mesa para poder apoyar los útiles personales, un paragüero y un perchero.
  2. No prestar atención a las separaciones. Es importante contar con una zona de esparcimiento, una de actividades en grupo, un área para comer… pero no pueden ir juntas. El espacio dedicado al trabajo en una oficina debe estar diseñado de forma que fomente el trabajo y la concentración; mientras que una sala o espacio dedicado al relax o esparcimiento, debe ser un diseño más diáfano, con un mobiliario más minimalista y accesorios de ocio, no de trabajo. Es muy importante que el diseño de una oficina lleve implícito la separación de los diferentes ambientes para que el trabajador sea productivo y el cliente confíe en la empresa.
  3. Recepción. Nada más entrar a una empresa es lo primero que se ve. Por ello, el diseño de una oficina debe contemplar la recepción como una carta de presentación de la filosofía de la empresa. Los colores corporativos, la luz, etc. deben estar presentes. No es necesario que la recepción sea un espacio amplio, pero sí representativo de la empresa.
  4. Falta de almacenamiento. El almacenamiento de oficina es básico. Son muchos los documentos y archivos los que se debe guardar durante bastante tiempo en las empresas- una máxima que se debe seguir cuando se diseña una oficina es el orden, así que se debe tener en cuenta áreas en las que colocar mobiliario de oficina destinado al almacenaje.
  5. Alumbrado. Es fundamental en una oficina tener una buena iluminación. La luz natural es la más indicada para la salud visual de los trabajadores, para su productividad y para el ahorro de energía. Por ello, el diseño de una oficina debe contemplar grandes ventanales a través de los cuales se pueda ver el sol. Para el sistema de electricidad, cuando la luz del día sea insuficiente o para horas tempranas o tardías, debe ser eficiente. Lo más recomendable son LED de bajo consumo y luz directa.
  6. Muros entre trabajadores. En la zona de trabajo propiamente dicha, existen diferentes formas de separar los departamentos, como las mamparas de oficina, por ejemplo. Un sistema eficaz, que deja pasar la luz, organiza la zona y no requiere de mucha instalación. Sin embargo, a veces se utilizan separadores entre empleados del mismo departamento que impiden la comunicación entre ellos y no favorecen el trabajo en grupo. Es importante que en el diseño de la oficina se establezcan separadores pequeños (bajos) entre los trabajadores de un mismo área.
  7. Suelo. Aunque te parezca mentira, la percepción del suelo de una oficina es importante para la productividad de los trabajadores. No hace falta invertir mucho dinero en materiales caros, pero sí, que sea un suelo cómodo, agradecido y sufrido a  la hora de limpiarlo para que dé siempre aspecto de limpio, y son colores cálidos, suaves, que ofrezcan amplitud, paz y calma.
  8. Separación entre trabajadores. El espacio vital de cada persona es importante para poder trabajar cómodo y sin presiones. Por ello, en un diseño de oficina se establecen los puestos de trabajo con separación entre ellos. Sin embargo, no  es recomendable que esta separación sea muy grande, ya que se corre el riesgo de no fomentar comunicación entre empleados, lo que daría como resultado un ambiente frío. Pero también se ve resentido el negocio, ya que no se fomenta el enriquecimiento entre empleados y la colaboración entre ellos. Por tanto, una separación adecuada para ser independientes, pero también poder trabajar en equipo.
  9. Valorar a los empleados. Además del sueldo, un trabajador valora que se cuente con él. Por ello, si se quiere modificar el diseño de una parte de la oficina, o añadir un nuevo área, es importante contar con la opinión de los empleados, ya que al fin y al cabo son quienes van a utilizarlo.
  10. Profesionales. El diseño de una oficina debe ser profesional. Al ser un tema tan importante para la productividad de los trabajadores, no se puede realizar de forma aleatoria y sin experiencia previa. Deja el diseño de tu oficina en manos de profesionales, que escojan el mejor mobiliario, accesorios, etc. que más se adapten a tu estilo y filosofía de empresa.
Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar