Home > Blog > ¿Qué dimensiones debe tener un puesto de trabajo?

¿Qué dimensiones debe tener un puesto de trabajo?

El espacio en un puesto de trabajo es importan¿Qué dimensiones debe tener un puesto de trabajo?te para poder desarrollar las tareas de forma eficiente y que el trabajador sea más productivo, y para evitar lesiones laborales.

Las posturas y los movimientos de los trabajadores son aspectos básicos a considerar para que el trabajo que se desarrolle sea eficaz. El principal problema reside en que no todo el mundo es igual, por lo que el mobiliario de una oficina debe ser lo más universal posible para se adapte a todo tipo de personas.

Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), el diseño de un puesto de trabajo debe realizarse en base a una persona de talla media (50 de percentil). De esta manera, el espacio para las piernas bajo la mesa de oficina, por ejemplo, será mayor. Con esto se consigue que una persona más pequeña tenga más hueco, y alguien más grande tiene el espacio vital suficiente y necesario.

Los espacios y dimensiones en un puesto de trabajo de una oficina

Para delimitar las dimensiones de un espacio de trabajo en una oficina, según el INSHT, se deben considerar los siguientes criterios:

  • Altura del plano de trabajo.
  • Espacio reservado para las piernas.
  • Zonas de alcance óptimas del área de trabajo.

Altura del plano de trabajo

Determinar la altura es muy importante para la correcta postura del trabajador. Si, por ejemplo, tiene una mesa de oficina muy alta, el empleado se ve obligado a levantar la espalda, lo que le provocaría dolores en la zona. Pero tampoco es bueno que esté baja, ya que la espalda del trabajador se doblaría más de la cuenta.

El plano de trabajo debe tener una altura adecuada y adaptada al trabajador, y al tipo de actividad que desarrolle, porque no es lo mismo tener que realizar un trabajo preciso, que utilizar un equipo informático, o que necesite un mayor campo visual, etc. En este sentido, para trabajos precisos, en el que se necesite concentración a la hora de manipular elementos lo normal es que el tablero de la mesa esté entre 90 centímetros y 1,10 metros del suelo en el caso de los hombres y entre 80 cm. y 1 metros para las mujeres. Sin embargo, si el trabajo precisa de un ordenador en el que escribir, el plano de trabajo ha de situarse a la altura de los codos. La altura del equipo es la referencia, por lo que la mesa de oficina debe estar algo más baja que los codos del empleado (68 cm. los hombres o 65 com. las mujeres). En el caso de tratarse de un trabajo en el que se precisa leer o escribir a mano, la altura del plano de trabajo se debe situar en los codos del empleado. Para determinar una altura lo más universal posible, se debe tener como ase personas más altas, pata que los que sean más bajos, puedan adaptarse con sillas de oficina regulables (entre 74 y 78 cm. los hombres,  y entre 70 y 74 cm. las mujeres).

Espacio reservado para las piernas

En este sentido, el instituto establece que debe permitir el confort postural del empleado. De esta manera, es importante que la mesa en la que se trabaje permita 70 centímetros de largo y otro 70 de ancho para poder trabajar cómodamente y con la postura correcta. Asimismo, el espacio de la silla de oficina debe ocupar, o dejar un espacio entre la silla y el siguiente mueble o accesorio de la oficina de 80 cm.

Zonas de alcance óptimas del área de trabajo

Por último, en un puesto de trabajo lo normal es necesitar elementos, accesorios o materiales que se encuentran depositados en otro mueble o espacio de la oficina. Es también muy importante que el acceso a estos materiales sea sencillo y no sean necesarios los movimientos bruscos que puedas afectar a la espalda. En este sentido, lógicamente hay que determinar lo que se denomina como “límite de alcance ocasional”, es decir, a partir de ahí se presupone que son materiales que el trabajador va a necesitar en contadas ocasiones, por lo que tendrá que levantarse a por ello. Pero si son elementos fundamentales, de uso diario, deben situarse entre los 35 y los 45 centímetros en horizontal, y a 25 cm. en vertical. Si se trata de elementos que se utilizan más espaciados en el tiempo, como 2 o 3 veces en una semana, el límite se encuentra entre los 55 cm. y los 65cm. en horizontal y los 50 cm. en vertical.

Todas estas distancias favorecen un espacio de trabajo cómodo, permitiendo la correcta movilidad del empleado, evitando, así, posibles lesiones o dolencias de espalda y favoreciendo el trabajo eficaz y productivo.

Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar