Home > Blog > Ocho consejos para aprovechar al máximo una silla ergonómica

Ocho consejos para aprovechar al máximo una silla ergonómica

Permanecer sentado durante horas y horas en la oficina puede resultar incómodo si no mantenemos una postura correcta. Es algo que hemos escuchado en muchas ocasiones, pero lo cierto es que de forma inconsciente nos sentamos mal y utilizamos postura que van en contra de salud de nuestra espalda. Las sillas ergonómicas son las verdaderas aliadas para evitar esta postura inadecuada e involuntaria. Tener una postura encogida afecta, no solo a la espalda y articulaciones, sino también a órganos internos. Una acción que genera cansancio y, en consecuencia, una función menos productiva en el puesto de trabajo.

Alan Hedge, director del laboratorio de Factores Humanos y Ergonomía de la Universidad de Cornell, asegura que la silla de oficina donde se sienta un trabajador y la forma en la que se sienta en ella, influye directamente en la salud del trabajador. Una correcta curvatura en la espalda, y no estar a 90 grados justos, o tener reposabrazos, puede disminuir el riesgo de  padecer aterosclerosis o varices, además de prevenir problemas en el túnel carpiano y otras enfermedades, como la obesidad o dolencias de espalda.

Cómo sentarme en la oficina

postura incorrecta

Gráfico de la Universidad de Cornell, sobre posturas incorrectas en el trabajo

Por ello, tener una buena silla ergonómica, que favorezca la buena postura del trabajador es importante para su productividad y su salud. Para elegir una silla de oficina que favorezca una buena postura y ayude a prevenir problemas de espalda, es importante seguir esta serie de consejos:

  • Busca una buena silla. Porque no todas las sillas de oficina son iguales, deberás buscar la que mejor se adapte a tu tipo y espacio de trabajo. Si trabajas en un escritorio con  ordenador, por ejemplo, necesitarás que sea una silla ergonómica y ajustable, en la que se pueda encontrar un punto de apoyo.
  • Utiliza bien el respaldo. El respaldo de una silla de oficina es básico para poder mantener una buena postura. Lo primero a tener en cuenta es que hay que sentarse al fondo de la silla, y no al borde. Además, deberás tener apoyado en todo momento la zona lumbar, y la silla deberá tener soporte para el cuello, porque las cervicales también deben apoyarse a lo largo del día varias veces.
  • Ordenador a una altura correcta. La silla de oficina deberás ajustarla para que el ordenador te quede por encima de los ojos, y no a la misma altura. De esta manera la espalda estará estirada en todo momento.
  • Monitor a una distancia adecuada. De igual manera, deberás colocar tu silla de oficina de manera que entre tu cara y el monitor del ordenador esté a un brazo de distancia. Además de favorecer la correcta colocación de las cervicales, es también lo más adecuado para los ojos.
  • Los pies en paralelo y apoyados. La colocación de los pies cuando estás sentado/a en una silla de oficina es también parte importante para la correcta posición de la espalda. Deberán permanecer ambos apoyados en el suelo, dejando las piernas relajadas. Si se puede contar con un apoyapié, mejor aún.
  • Muñecas apoyadas y codos relajados. Para escribir en el teclado del ordenador, deberás acercar la silla de oficina hasta la mesa, y ajustar la altura de manera que tus muñecas queden apoyadas en el borde del teclado, y los codos queden relajados.
  • Ordenadores portátiles. Se deben evitar en la medida de los posible cuando se trabaja todo el día con un ordenador y sentando en una silla, pero si no hay más remedio, a menos deberá tener un ratón y un teclado aparte, para poder mantener la mejor postura posible.
  • Haz pausas. Aunque creas que no, parar de vez en cuando ayuda a ser más productivo, sobre todo porque la mente se despeja. También es bueno levantarse y pasear un poco, ya que ayuda a estirar la espalda.
Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar