Home > Blog > La calidad del aire y los olores en la oficina

La calidad del aire y los olores en la oficina

¿A quién no le gusta trabajar en un ambiente descargado? La calidad del aire es fundamental en una oficina. Si el ambiente está cargado puede significar dos cosas: que los sistemas de ventilación no hacen bien su trabajo o que hay demasiada gente en nuestro entorno laboral. Por ello, controlar el aire y los olores en la oficina se torna crucial para el desarrollo de nuestro trabajo.

Si la calidad del aire en la oficina es baja puede hacer que nuestra capacidad para concentrarnos y pensar de manera adecuada sea muy pobre. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) estima que el coste anual de la pérdida de productividad de los empleados por la mala calidad del aire en las empresas es de 15 billones de dólares. Se le debe poner solución.

Mejorar la calidad del aire en la oficina

El control del ambiente en una oficina puede desarrollarse en dos lugares:

  • En la oficina de una empresa. Lo primero de todo es que nuestra empresa cuente con sistemas de ventilación que filtren el aire y, por qué no, cuenten con aire acondicionado para los días de verano. En esas fechas las temperaturas suben, lo que favorece los ambientes cargados. También es posible hacer esto sin gastar ni un solo céntimo; con tener abiertas las ventanas  las puertas durante cierto tiempo es suficiente.

Es importante saber si la empresa nos da estas ventajas o si tenemos que tomar medidas por nuestra cuenta. Podemos comprar un ventilador para nosotros o instalar plantas, las cuales ayudan a mover el aire y dar oxígeno extra en la oficina.

  • En la oficina de nuestra casa. En casa no dependemos de las decisiones de nadie que no seamos nosotros mismos. Abrir ventanas, instalar aire acondicionado y poner plantas también se aplica en nuestro caso.

Olores en la oficina

No solo vale con mejorar la calidad del aire. Si instalamos sistemas de ventilación y el aire que se mueve es pesado, lo único que haremos será trasladarlo de un lugar a otro. Por ello, es importante contar con ambientadores y otros objetos que ayuden a mantener el aire con buen olor.

También hay que saber que hay olores que afectan de forma diferente a nuestro estado de ánimo y mejoran o empeoran nuestra capacidad productiva. Por ejemplo, el olor a pino incrementa el estado de alerta, por lo que respondemos más rápido; el olor a canela aumenta la concentración; y el olor a lavanda nos permite relajarnos en un día estresante.

Las plantas, como ya hemos mencionado antes, tienen una función esencial en esto.

Contenido Relacionado

Deja un comentario

Contactanos

Contacta con nosotros. Estaremos encantados de antenderte

Escriba y pulse Intro para buscar